Cafes de Buenos Aires

 

El culto a la amistad es una de las características que definen a los habitantes de Buenos Aires. Y los cafés, que pueden encontrarse de a cientos por la ciudad, son el lugar de reunion por excelencia que eligen los porteños para reunirse con sus amigos y conversar durante horas. 

Servicio en privado

Además, los cafés han sido históricamente un punto de reunión de la comunidad artística e intelectual de Buenos Aires, inspirando asimismo numerosos tangos y piezas literarias varias.

En 1998, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires promulgó una ley orientada a proteger y promocionar los Cafés Notables de Buenos Aires. En este recorrido, tendrán la oportunidad de visitar cuatro de ellos, ubicados todos en barrios tradicionales de la ciudad.

Comenzamos nuestra visita en el centro histórico de la ciudad, en los alrededores de la Plaza de Mayo. A pocas cuadras de allí se encuentra La Puerto Rico, fundado en 1887 en Perú y Alsina y trasladado a su ubicación actual en 1925. Allí solían darse cita intelectuales y escritores de la talla de Paul Groussac, Arturo Capdevila y Rafael Obligado. Más recientemente, se filmaron escenas de Las cosas del querer II. El nombre de este establecimiento se debe a que su dueño, Gumersindo Cabedo, vivió un tiempo en Puerto Rico, y quedó fascinado por la cultura de dicho país.

A continuación visitamos London City, un café que se ha hecho célebre luego de que Julio Cortázar, uno de los más importantes escritores argentinos, lo mencionara en su novella Los premios; a eso obedece la profusión de objetos que nos recuerdan al autor de Rayuela. El edificio está ubicado en los bajos de un edificio construido por E.A. Merry, que anteriormente perteneció al anexo de la tradicional tienda Gath y Chaves, en pleno distrito financiero.

Luego nos trasladamos a San Telmo, en donde visitamos el Bar Dorrego, ubicado en las calles Defensa y Humberto Primo. La cerveza con maníes que allí sirven es una verdadera institución porteña; testimonio de ello son las cascaras de maní que cubren los antiguos pisos en damero negro y blanco. Desde sus mesas, que tienen vista directa a la tradicional Plaza Dorrego, podremos empaparnos de la atmósfera colonial de este pintoresco y antiguo barrio.

Finalmente, nos desplazamos hacia Almagro. En la esquina de Rivadavia y Medrano se encuentra la suntuosa confitería Las Violetas, que fue inaugurada con bombos y platillos en 1884, con la presencia de el en ese entonces presidente de la República, Carlos Pellegrini. Luego de permanecer cerrada durante tres años, la confitería volvió a abrir sus puertas en 2001, completa y espectacularmente restaurada. Supieron frecuentar sus mesas escritores de la talla de Roberto Arlt y Alfonsina Storni, entre otros. Para imaginarnos el lujo con el que nos encontraremos, basta con un detalle: la confitería cuenta con 80 metros cuadrados de vitrales.

Duración aproximada:

4 horas.

Servicios incluidos:

Guía bilingüe especialista en historia, arte, arquitectura y turismo de la ciudad.Transporte durante el tour y traslado desde y hacia el hotel en un vehículo de primera línea, moderno y cómodo. Conductor uniformado.Aperitivo en dos de los cafés visitados.Entrega de material de soporte con información del tour y una postal de Buenos Aires.