Espacios Verdes de Buenos Aires

Bosques de Palermo con más de 80 hectáreas, es uno de los más grandes espacios verdes de Buenos Aires. Los habitantes de la ciudad lo visitan para hacer pícnics o para practicar deportes.

Nuestro recorrido comienza en la Costanera Sur; allí, donde otrora funcionaba el Balneario Municipal de la ciudad, en decadencia a causa de la creciente contaminación del Río de la Plata, espontáneamente, en tierra ganada al río por el Gobierno sin un propósito ecológico previo, fueron surgiendo lagunas y pastizales que rápidamente se poblaron de especies animales. Con el aumento de la diversidad biológica y la aparición de bosques, la población de la ciudad comenzó a darse cita en la actual Reserva Ecológica, para observar la flora y la fauna o realizar ejercicio físico; el reconocimiento oficial llegó en 1986, cuando el área quedó bajo la protección de la ciudad.

A continuación nos trasladamos a la Plaza San Martín, un magnífico parque en el corazón de la ciudad. En el predio que hoy ocupa esta plaza, en el siglo diecisiete se erigió la ermita de El Retiro, con cuyo nombre sigue conociéndose el barrio; luego se estableció un depósito de esclavos, y de 1801 a 1819 funcionó la única Plaza de Toros que existió en Buenos Aires. Finalmente, hasta 1889 funcionaron unos cuarteles que fueron desmantelados para construir los altos de esta elegante plaza, diseñada por el célebre arquitecto y paisajista francés Charles Thays; la parte baja se agregó en la década de 1930.

Luego recorremos los Bosques de Palermo, un enorme pulmón verde de más de 50 hectáreas, que comprende parques, bosques y lagos artificiales, diseñados por el prestigioso arquitecto y paisajista francoargentino Charles Thays, en ocasión del centenario de la Revolución de Mayo. Allí los fines de semana suelen darse cita los porteños para tomar sol, respirar aire puro o practicar deportes. Acto seguido, visitamos el Jardín Botánico, cuya construcción comenzó en 1892 a cargo del mismo Thays, y abrió al público en 1898; su finalidad era reguardar las colecciones vegetales de nuestro país; poco después se anexó una escuela de jardineros, y más entrado el siglo veinte se creó allí el Instituto Municipal de Botánica.

Nuestra visita finaliza en el Jardín Japonés, construido en Palermo en 1967, en ocasión de la visita de los entonces Príncipes Herederos Akihito y Michiko, actuales Emperadores del Japón. Este inmenso jardín fue diseñado buscando que sus visitantes alcanzaran la armonía y el equilibrio interiores mediante la contemplación de una naturaleza armónica y equilibrada. Alberga numerosas especies arbóreas, tanto autóctonas (la tipa y el palo borracho, por ejemplo) como japonesas (el sakura, el Acer Palmatuny, las azaleas), así como una colonia de los tradicionalísimos peces koi nipones.

Duración aproximada:

4 horas.

Servicios incluidos:

Guía bilingüe especialista botánica. Transporte durante el tour y traslado desde y hacia el hotel en un vehículo de primera línea, moderno y cómodo. Conductor uniformado. Entrada y visita guiada al Jardín Japonés. Entrega de material de soporte con información del tour y una postal de Buenos Aires.