Iglesias de Buenos Aires

Iniciamos nuestro recorrido en el barrio otrora conocido como Catedral al Sur, más precisamente en la Manzana de las Luces, ocupada por los jesuitas desde 1633 y una de las más antiguas de la ciudad. Allí la orden comenzó a construir en 1712 la Iglesia de San Ignacio de Loyola, construida por los arquitectos Juan B. Prímoli y Andrés Bianchi según el diseño del jesuita bávaro Juan Kraus.

Servicio Privado

A unos cien metros se encuentra la Iglesia de San Francisco, que comenzó a construirse en 1725, bajo las órdenes del arquitecto Andrés Bianchi. Perteneciente a la orden de los franciscanos, esta imponente iglesia ostenta elaboradas fachadas, torres y ornamentación; su estilo posee elementos del barroco bávaro y del neoclásico.

Continuamos hacia la Basílica de Santo Domingo, emblema de la resistencia criolla durante las Invasiones Inglesas. La obra comenzó en 1751, a cargo del arquitecto Antonio Masella, y finalizó en 1783 bajo las órdenes de su colega Francisco Álvarez. En ella se encuentra el Mausoleo del General Manuel Belgrano, militar e intelectual, creador de la bandera nacional. Asimismo, en la iglesia se exhiben las banderas tomadas en las Invasiones Inglesas y las de los triunfos obtenidos por Belgrano en Salta y Tucumán; y en la torre izquierda de la fachada, que es una réplica de la original, aún se ven las huellas de los proyectiles de las invasiones inglesas.

Recorremos a continuación la Catedral Metropolitana, de riguroso estilo clasicista, que la hace más parecida a un templo griego que a una iglesia católica. La construcción de la nueva Catedral, que reemplazó a la primitiva, comenzó en 1727; lamentablemente, era defectuosa, y se derrumbó en 1752. La reconstrucción estuvo a cargo de Antonio Masella, que no llegó a concluirla; recién en las primeras décadas del siglo diecinueve se concluyó la fachada, que es la que tendremos ante nuestros ojos. En ella se encuentra el mausoleo del General José de San Martín, padre de la patria; sin embargo, se encuentra fuera de la planta original de la Catedral, dado que para la Iglesia Católica era intolerable su condición de masón.

Acto seguido, nos dirigimos a Nuestra Señora de la Merced, cuya piedra fundacional fue colocada en 1721. Diseñada por el arquitecto jesuita Andrés Bianchi, se encuadra en el estilo barroco. La Merced fue ocupada durante las invasiones inglesas, y desde su atrio Santiago de Liniers dirigió la resistencia criolla. En ella se destaca el claustro y jardín del convento anexo con palmeras, jacarandaes, palos borrachos y un viejo ejemplar de alcanfor.

Finalmente, visitamos el convento de Santa Catalina de Siena, el primer monasterio para mujeres de la ciudad. Su construcción, a cargo de Bianchi y Masella, data de 1727 y fue realizada íntegramente en cal y ladrillo; como otras obras de estos arquitectos, Santa Catalina de Siena se encuadra en el barroco. Hoy en día, destaca por su extraordinario estado de conservación, y constituye uno de los más insignes exponentes de arquitectura colonial en Buenos Aires. Al igual que otros templos, Santa Catalina fue ocupada durante las invasiones inglesas por tropas de dicho país, y en su única torre flameó la divisa británica.

Duración aproximada:

4 horas

Servicios incluidos:

Guía bilingüe especialista en historia, arte, arquitectura y turismo de la ciudad. Transporte durante el tour y traslado desde y hacia el hotel en un vehículo de primera línea, moderno y cómodo. Conductor uniformado. Entrega de material de soporte con información del tour y una postal de Buenos Aires.